Capsulitis adhesiva

La capsulitis adhesiva, también llamada “hombro congelado”, es una afección que aparece cuando el tejido conectivo que rodea la articulación del hombro se inflama, provocando el engrosamiento y endurecimiento de la cápsula articular. La capsulitis adhesiva provoca una disminución progresiva del rango de movimiento del hombro, tanto activo como pasivo, que acaba afectando de manera global al complejo del hombro. Puede ocurrir como consecuencia de un proceso inflamatorio: el revestimiento de la articulación desarrolla cicatrices que suponen una restricción para el movimiento; de un proceso propio del complejo del hombro, una enfermedad endocrina, enfermedad autoinmune u otras enfermedades sistémicas. Aunque con frecuencia, es de origen desconocido.

El dolor se desarrolla lenta y progresivamente y comienza, predominantemente, por la noche o en los últimos grados de movimiento. El paciente podrá observar el dolor o restricción de movilidad en movimientos de la vida diaria tales como peinarse o ponerse el cinturón de seguridad en el coche o abrocharse el sujetador o sacar la cartera del bolsillo trasero del pantalón . El dolor se mantiene en reposo o a la actividad (con los movimientos del hombro).

La mayoría de los pacientes con un capsulitis adhesiva presentan dolor durante la contracción resistida de todos los tendones del manguito rotador, durante las maniobras específicas destinadas a detectar pinzamiento subacromial o durante las maniobras que detectan la tendinitis de la porción larga del bíceps. Esto ocurre porque los generadores de dolor en capsulitis adhesiva pueden incluir la totalidad de los tejidos blandos extra e intra articulares de la articulación glenohumeral y el complejo escapulo-humeral.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *